Archivo de la categoría: Promociones

Está bién que nos llamen locos,porque en parte lo somos

Cada Km que uno corre, debería tomárselo como una victoria, o por lo menos eso es lo que yo pienso.

Empecé hace poco más de un año en esto del running, me propuse correr un 10000 y lo conseguí, me propuse correr una media maratón y lo conseguí, también me propusieron correr un tráil de montaña y aúnque no os lo creáis, lo conseguí. Para mi, cada kilometro de cada carrera era un triunfo, una superación.

Una de las carreras más especiales para mi (no quiere decir que las otras no lo fueran) fué el tráil de As Pontes, simplemente, por la distancia y dureza del recorrido, y a la vez por esa sensación que te da correr por la montaña, una sensación indescriptible para mi y por eso , quiero haceros participes de mi experiencia.

Un día qualquiera del mes de Abril de 2012, entrenando por uno de nuestros variados recorridos de la comarca, una de mis compañeras de entreno (no voy a decir su nombre, por que ya lo iréis sabiendo), nos propone correr un tráil de montaña, la otra compañera y yo nos miramos , pero pensamos, nos toma el pelo, pero hace hincapié en el tema y nos da más información, se trataba de correr por el monte, 29KM. yo me reí y le dije.!!conmigo no cuentes!! (me hubiese arrepentido), insistió y mi otra compañera no decía que no, con lo cual la cosa iba en serio. Por lo tanto, que después de varios días dandole vueltas, me digo, ¿Y por que no? todo será cuestión de entrenar un poco más.

Pasan unos días y mis dos compañeras ya se habían apuntado, entonces claro está, yo no iba a ser menos, asi que allá vamos (a todo esto, solo teníamos dos meses para prepararlo). El tema es que seguimos entrenando al mismo ritmo y nivel que de costumbre, casi todo por asfalto excepto alguna que otra vez por un pinar cercano, me voy dando cuenta que las zapatillas que uso normalmente, no me valen para correr por el monte,con lo cuál me voy a una tienda específica y me llevo unas zapas para la ocasión.(ponlas 2o3 veces antes de la carrera ) me dicen en la tienda,”" las estrené el día del tráil”".

Llega el día del tráil , me levanto muy temprano, el día está frio y lluvioso ,cojo mis atuendos y después de recojer a mis dos compañeras, tirámos hacia As Pontes. Llegamos con bastante antelación al lugar y nos dirigimos a recojer dorsales, nos entregan todo el material, junto con unos vales para desayunar, nos vamos a hacer uso de eses vales, nos lo tomamos con calma, pero los nervios empiezan a aflorar,nos cambiamos de ropa y nos dirijimos a la línea de Salida. Una vez allí,empezamos a calentar un poco ( mas bien nada)porque pronto nos llaman para la charla técnica, los tres estábamos bastante acojonadillos, porque todo era nuevo, para nosotros.

Dan la charla y todos a la linea de salida,PUM,suena la pistola y a correr,salimos en el grupo del medio ,tranquilos y sin parar de hablar,los demás corredores nos miran y se rien, pero nosotros a lo nuestro.

Después de recorrer un par de km de zona asfaltada nos topamos con una zona de monte cerrado, muy húmedo y una subida importante, aquí es cuando ya dejamos de hablar. A mitad de subida, escuchamos gritos de los corredores, nos preocupamos un poco, !!Seguro que algun animal salvaje está atacando a los corredores !! asesté con media sonrisa, cuando de repente, una de mis compañeras que iba delante, dió un grito y echó a correr monte arriba a más velocidad que si fuese bajando, sorprendido veo que mi otra compañera se queda parada gritando por que le estaban picando avispas asesinas, de esas que salen en las peliculas,yo me detengo para ayudarla y zasca, picotazo en el muslo, salimos corriendo como podemos, escuchando los gritos de los corredores que nos siguen, hasta que llegamos al primer avituallamiento, aún sintiendo el dolor de la agresividad que emplearon las avispas con nosotros.

Total, nos olvidamos un poco del tema y enfilamos una recta para unos metros mas adelante, comenzar una bajada con bastante pendiente y muy larga. Hago la bajada muy rápido y es aquí donde me despego de mis dos compañeras ,sigo bajando hasta llegar a una zona llana de terreno algo fangoso,pegada al embalse,junto con otros tres corredores,imponemos un ritmo bastante fuerte y hacemos ese tramo de unos 3 km,para luego volver a subir por una zona de monte con mucha pendiente pero nada complicada.

Después de llegar a la cumbre, volvemos a bajar por una zona bastante más complicada que la anteriores, llena de frondosos arboles, constantes subidas y bajadas muy técnicas, un riachuelo cruzando el recorrido y alguna que otra complicación más, de las que tuvimos que ayudarnos de cuerdas para afrontarlas con garantía.

Después de varios kilometros, llegamos al último avituallamiento, me lo tomo con mucha calma, estiro un poco, puesto que mis gemelos me estaban avisando de que esto llegaba a su fin, y continúo yo solo, unos 3 o 4 kilometros, me voy encontrando corredores por el camino, (les suelen llamar cadáveres) hasta llegar al punto de control , es cuádo mis gemelos me dicen “oye, sigue tú si quieres, nosotros nos quedamos aquí “me quedaban tan solo 4 kilometros de bajada para llegar a la meta, no podía abandonar.

En este punto, después de un rato estirando intentando recupererme para seguir , llegan mis dos compañeras. Se habían perdido un par de veces, una de ellas apenas se detiene y suelta. !!! Si me paro abandono!!! y siguió, con un atrosme encima ,de órdago.

La otra si se paró, pero solo para coger un trozo de cinta y atarselo a la rodilla, decía que le dolia y me dijo.

!!! Venga que ya queda poco!!!, y siguió. No supe más de ellas hasta la Meta.

Empiezo a correr tras ellas, pero cada 200 metros mis gemelos me hacían parar, tenía que encontrar el ritmo adecuado,para poder acabar,sin que mis gemelos sufrieran, y lo encontré, cada kilometro que corría hasta llegar a la meta,era una victoria.

Por fin entro en Meta, 4h 11m, marcaba el crono ,eso era lo que menos me importaba, había conseguido algo, que jamás me había imaginado, se me pasó por la cabeza muchas veces abandonar, pero me acordaba de una frase que me habían dicho una vez ” Antes de abandonar, piensa como te sentirás después ” eso me ayudó a continuar. Mis dos compañeras quedaron segunda y tercera y yo quedé ganador en mi propia carrera.

Es difícil vencer al que nunca se rinde.

Roberto Rodríguez

LA VIDA EN MIS ZAPATILLAS

Durante toda mi vida, he practicado multitud de deportes: Piragüismo, Judo, Fútbol, Baloncesto, balonmano…

En todos ellos apuntaba a algo, de pequeño era el mamalón de mi clase, grande y gordo como yo sólo. Cuando llegaba por primera vez a las pistas rivales, se escuchaba el murmullo: cuidado con el Grande.

Al final el grande era sólo eso muy grande, pero poco más…

Siempre me faltó mala leche y espíritu ganador, se notaba que mis abuelos eran panaderos, porque era un pedaciño de pan, hasta pedía perdón a mis rivales cuando les hacia falta.

Van pasando los años y te das cuenta de que lo bonito del deporte, no son los triunfos ,que también lo son, sino los amigos y experiencias que vas dejando allá por donde vas.

Hace ahora casi dos años me casé con la mujer de mi vida, ese día me prometí que iba a ponerme en forma de verdad por primera vez en mi vida, siempre solía ir a correr pero al cabo de unos días debido a que siempre estaba gordito, mis rodillas acababan diciendo PARA.

Fue por ello que me gasté mis cuartos y me cogí unas zapatillas que fueran las apropiadas para mi, para personas de más de 80 kilitos.

Aquí empieza mi historia,LA VIDA en mis ZAPATILLAS.

Fue calzarme las nuevas zapas y empezar a hacer kilómetros, había desaparecido cualquier dolor y lo que era mejor, mi barriga bajaba poquito a poco y cada día los tiempos eran mejores.

La verdad, parece mentira el cariño que puedes llegar a cogerle a unas simples zapatillas. Pero al igual que los amigos que se hacen cuando formas parte de un equipo. Con ellas me adentré en el fabuloso mundo del running, corrí mis primeras carreras, compartí entrenamientos y vivencias con amigos. Durante ese año corrí más de 1000 kms. que para mi era la releche.

Aunque parezca mentira estaba naciendo un vínculo especial con mis zapatillas, cada vez que salía a correr, tan sólo existía la carretera y ellas, mis compañeras de viaje.

Mucha gente que lea esto, pensará que historia más ñoña manda este tio, sin embargo esto no es así…

Al poco de casarnos, nos llegó la noticia más bonita de nuestras vidas, íbamos a ser papas.

Durante los 9 meses siguientes, ya no éramos sólo 2, ahora salíamos 4 a andar. Mi mujer, mi bebe, yo y ellas, las zapas.

Fueron testigos directas de todos los avances que iban desarrollándose en el interior de mi mujer, cuando iba sólo, estaban ellas para darme impulso para ser más fuerte que nunca.

En Septiembre nació mi peque y mis fieles amigas, quedaron relegadas a un segundo plano, cada vez las sacaba menos, empezaban a verse más viejas y gastadas…

A mis pequeñas no les podía hacer eso, a ellas no.

Un día fui hasta Trinity y Chema me comentó lo que debía de ser durabilidad media de unas zapatillas, explicaba que podían llegar a durar hasta 800 kilómetros, aunque muchas veces suele ser mucho menos, decía que aunque por fuera la apariencia fuera de nuevas, lo importante era la amortiguación que se iba gastando y perdiendo eficacia.

Me fui para casa y al volver, pensaba sobre ello, me daba pena pensar que “las pequeñas” estaban llegando a su fin.

Tan pronto llegue a casa, me dije esto no puede quedar así, mis zapatillas merecen una despedida digna.

Fue por ello que durante el mes siguiente corrí como nunca, visitamos juntos los sitios más bonitos de la comarca, el monasterio de Caaveiro, vimos juntos los atardeceres en Cabañas, dimos la vuelta a la ría pasando por las calas más íntimas y bellas…

Ahora si que habían llegado a su final, como todo en la vida a todos nos llega nuestro día.

Quiero decir que no las tiré, las tengo bien guardadas como mi particular tesoro.

Cuando mi hija crezca se las enseñaré y le diré: éstas fueron tus compañeras de viaje cuando estabas en la barriguita, éstas fueron las causantes de que hoy correr sea tu pasión, estoy seguro que en mi vida habrá cientos de nuevas zapatillas, pero estoy seguro que los momentos que pasé con éstas, no se repetirán jamás.

Gabriel

BASADO EN HECHOS REALES

Cualquier parecido con la realidad, es eso… REAL…..

KM 1: El móvil empieza a avisar que está bajo de batería.

KM 2: Empieza a llover.

KM 3: A la lluvia le acompaña el viento, que como siempre viene de frente.

KM4: El móvil me vuelve a recordar que está en reserva de batería.

KM 5: Ahora el GPS también se une a la fiesta y avisa que también tiene poca batería.

KM6: No iba ni para atrás, arrastraba los pies (mas que de costumbre), desencajado desde el km 1, con poco oxigeno, vamos todo un cuadro, pero, eso sí, conocidos, amigos, vecinos, estaban todos, ¿alguien me puede explicar de donde salió tanta gente conocida?

KM 7: Mi camiseta blanca de repente es víctima de dos balazos a la altura del pecho…ahhh no… Son los pezones que están sangrando, pues, me olvide de untarlos en vaselina.

KM 8: El móvil después de una última llamada de atención, me permitió escuchar de cierre la parte inicial de un chiste y me quedo sin saber el final.

KM 9: Normalmente no tengo sed en rodajes de este tipo, pero, como no podía ser de otra manera hoy me muero de sed.

KM 10: El GPS llega hasta aquí y me abandona a mi suerte.

KM 11: Comienza a oscurecer y empiezo a pasar por la zona donde NO hay iluminación, menos mal que tengo la luz del móvil…mierda….si es verdad…

KM 13: después de pasar por la zona sin iluminación al estilo Moonwalk, y donde ya había luz, me caigo gracias a una maravillosa raíz de un árbol que no vi, si lo se…en la zona donde había luz.

KM 14: adolorido, rodilla sangrando (la misma de siempre) y palmas de las manos ardiendo por el raspón de la caída, sigo, pero, me digo: ” tranquilo que si no puedo seguir, llamo a Susana que me venga a buscar…ostris…el puto móvil…”

KM 15: me desvío hacia una cuesta pronunciada, ya cerca de casa, donde nuevamente me encuentro a vecinos, conocidos y en sus miradas me dicen: ” Este… si quedara en casa le iba mejor…”.

KM 16: después de ese desvío a causa de acercarme a una fuente de agua para calmar la sed, me encuentro con la agradable sorpresa que NO sale agua…

Fin del rodaje: “estiro? déjate de historias Miguel, vete para casita que no vaya a ser que estirando algún coche decida aparcar en tu culo…”

Conclusión: Murphy era corredor.

Aquí os dejo algunas “probabilidades” de Murphy corredor pre, post y durante las carreras.

-Las posibilidades de lesionarte aumentan de acuerdo a las ganas que le tengas a la carrera y lo costosa que pueda ser la inscripción.

-Si un chico/a guapo/a te está mirando el culo, seguramente tienes el pantalón roto.

- Cuanto más cansado finalices una carrera más probabilidad hay que te pongas vaselina en los cuádriceps y pantorrillas y Réflex o Bengay en los pezones o zonas irritadas.

-Cuando en una carrera larga tengan avituallamiento de bebida isotónica, seguro que es el sabor que menos te gusta.

-En la llegada a meta, pararas el cronometro en el momento exacto de la foto e impedirás ver con claridad el dorsal.

-Esperaras a última hora para ir al baño y si vas con tiempo es igual, cuando entres en ese momento se acabo el papel higiénico y de paso la cerradura no cierra y si llega a cerrar lo hará de tal manera que después te tendrán que ayudar a abrirla.

-En un “sprint” final piensas que vas volando y te ríes de Usain Bolt y 5 metros antes de llegar a la meta te adelanta un/a niño/a que lo espera el padre o la madre con los brazos abiertos y alucinados pues su hijo está dando sus primeros pasos.

Y si todo va bien, te pusiste bien tu chip, comiste un desayuno ideal y con tiempo, haces tus estiramientos previos, calientas lo justo y llegas al lugar de la carrera con tiempo para retirar tu dorsal….es porque se te olvido que la carrera es mañana.

Miguel Angel Paz Dans

CRONICA DE II ULTRATRAIL SIERRA DE LOS BANDOLEROS

Nunca había hecho una carrera de más de 90 km.mi mayor logro había sido LA TRAVESERA

Un tal Francisco Serrano me lio para hacer la II Ultra de las Sierras del  Bandolero por la hermosa y para mi conocida Sierra de Grazalema. También Manuel Corredoira y mi amigo cántabro Víctor Puente se meten en esta locura.

01041301

Vente días antes en una salida a correr de 18 km , se me carga un mogollón el isquio derecho y los piramidales que con el tiempo me dan un pelin la lata. Toca descansar y no entrenar , tan
solo pequeñas caminatas para intentar llegar, esto hace que sea con  diferencia a la ultra que acudo con peores sensaciones y hasta dos días  antes dudando de acudir a hacerla, pero las manos de mi fisio Ana Blanco Coira , obran milagros único a lo cabezon que soy, pues ya sabéis el resultado… A Cádiz me piro el Viernes en avión después de ir a trabajar y levantarme a las 6 de la mañana , llegada a Sevilla pillo el coche y las tres en Prado del Rey donde me reúno con el grupo después de comerme unos bocatas y plátanos , todo una preparación para las 26 horas que a la postre me llevo la ultra.
La salida con muy buen ambiente y todo muy familiar con pocos Pros (como a mí me gusta) pero con un héroe de los de verdad SUPERPACO que se gasta tan solo 74 años y muchos km en las piernas , además un valor seguro de los que acaban todas las ultras , como paso al final en este
caso.

Las previsiones climatológicas son verdaderamente malas de lluvia toda la noche unido al viento, unido a los 170 l de agua caídos las 48 horas anteriores habían provocad que la organización decidiera suprimir una parte del recorrido por las inundaciones quedándose a l final en 130 km ,
mi GPS marco 133 km , y más o menos 5800 m de desnivel positivo.

Empieza la carrera y los gallos de cabeza entre ellos Víctor salen volando, el reto vamos riéndonos , charlando y pensando lo que nos espera. Así hasta el Bosque donde llegamos en 45 minutos por pistas y caminos sin ninguna dificultad. No llovía y la temperatura era buena de
manera que yo voy solo con doble camiseta una de manga corta y otra de tiras de Hoko , manguitos de ciclista , mallas piratas y pantorrilleras, buff y el frontal ya puesto, en la mochila un corta vientos , un impermeable con gore, unos guantes , y dos buff.

Empezamos a ascender  hacia Benamahoma ya por un terreno mas duro y en ascensión por bosques de alcornoques y encinas y empezando a saborear las calizas como cuchillos y mojadas que hacen que se resbale. El tiempo empieza a cambiar a medida que llega la noche y la lluvia empieza a aparecer así que me pongo el Gore , enciendo el frontal y empieza lo bueno . A buscar
balizas y a pelearse con un terreno que se vuelve técnico a medida que desde Benamahoma nos vamos acercando a el Puerto del Boyar que es el km 20 de carrera y donde desde allí nos adentraremos de verdad en la sierra buscando los 1450 m como cota mas alta por la zona del Simacon.

Aquí es donde empieza lo que yo llamo mi síndrome Cavals , donde tan mal elegir la ropa y lo que al final me haría abandonar , se que esta vez eso no pasara porque el gore no deja que el agua ni el viento me hagan pasar frío… el terreno es difícil, duro y no para de llover lo cual hace muy difícil la orientación , vamos en un grupo de 6 personas ayudándonos a ver las balizas, aquí la señalización es buena pero mejorable, difíciles de ver por culpa de la niebla y las mantas de agua que caen.

Peo vamos pasando como podemos toda la zona, al empezar la bajada me quedo solo , es mi especialidad hacer la cabra loca bajando, de repente allí abajo se ve Villaluenga y eso alegra siempre el espíritu , queda la temida bajada que para mí no ser atan fiera como la pintan aunque tiene dos o tres pasos realmente peligrosos si sufres un traspiés asi que en ellos moderamos y aseguramos que la caliza mojada no está para tontear con ella.

Una tromba de agua más dura todavía me recibe al llegar a Villaluenga , menos mal que allí está el avituallamiento para reponer líquidos y energía… ,que rico el caldo con el que nos obsequiaban en cada avituallamiento ni que lo hubiera hecho mi madre. Él avituallamiento como todos perfecto dentro de una casa, comida y bebida a elegir y sobre todo mucho calor humano, muchos ánimos y siempre pendientes de ti, calentito y hasta con sitio donde sentarte.

01041302

En teoría lo más duro estaba hecho y mi GPS marcaba 36 km. Llamo a Rakel , mi chica, para contarle cómo voy y que se sienta más tranquila , porque esta vez no ha podido acompañarme para apoyarme y sacarme fotos , además así hará de transmita a un grupo de amigos a través del whatssapp… nueva modalidad de carrera on line….., además a mi me ayuda sentir sus ánimos y su voz dándome alientos y diciéndome eso de yo se que tu terminaras, no olvidemos que en esto de las ultras una vez que tienes un estado físico aceptable la mente es la que hace que se termine. Además para nosotros dos esta Sierre tiene algo especial porque fue donde hicimos nuestras primeras vacaciones y comenzó realmente nuestra relación, de hecho en muchos momentos de la carrera me ayudaba recordar aquellos días de un mes de Julio de hace 5 años con un calor infernal  recorriendo algún paraje de Grazalema….

Ahora toca dirigirse a Montejaque pasando por los Llanos de Libar y su refugio para después volver a subir allí en lo que será la parte más liviana a nivel técnico de la prueba, donde se unen caminos y pistas a partes iguales eso si muchos de ellos inundados. Al llegar al Refugio de
Libar veo a tres corredores dando vuelta y hablando , al final serian los del grupo de cabeza que en teoría se habían perdido y que uno de ellos pretendía parar la carrera porque no encontraba las balizas, las cuales si encontraron los de su grupo perseguidor en el que se encontraba Víctor y con el que hable un rato al salir del refugio cuando el ya volvía de Montejaque y me dijo lo de que se encontraba entre el 4º y el 6º de la prueba, lo cual me llena de alegría( mas sentí más tarde cuando me entere que había entrado de tercero), nos damos ánimos y cada uno a lo suyo.

01041303

Hablando de cada uno a lo suyo yo soy de los que prefiero hacer estas cosas en solitario para llevar siempre el ritmo que me pide el cuerpo y no tener que esperar o ser esperado, al final
siempre compartes tramos con otros corredores pero para mi nunca hay una carrera común siempre es mi carrera( a excepción de las primeras carrera que hice con mi gran amigo Pocholo en el que pactamos ir juntos por ser la primera vez que el hacia estas locuras)

Desde Libar a Montejaque me dedico a trotar y correr por una pista en ligera bajada, llego al avituallamiento y me cambio de ropa y calzado a excepción de la mallas … que gustito. Salgo de allí en el puesto 34 según me dicen, no me lo ceo ni yo. Después de 10 hora y 53 km , mis
pierna aun van bien y la cabeza mejor , pero queda mucho y tengo sueño. Salgo y subir a un buen ritmo caminando con los bastones mientas los ojos se me cierran y me duermo caminando literalmente entre pequeños sobresaltos así varias veces. Además ahora la lluvia aparece y
desaparece siendo mas benévola.

Desde el refugio de Libar toca bajar hacia Cortes de la Frontera a través de ríos de agua al principio y después caminos de cabras con calizas que resbalan, pero Cortes se ve al fondo en todo su resplandor y va a empezar a amanecer lo cual me llena de optimismo.

01041304

Los amaneceres en esta pruebas son uno de los momentos más preciados por su olor ,  color, sabor y sus sonidos además de nuevo la luz te empieza a acompañar y eso ayuda vaya si ayuda. Me vuelvo un poco loco en Cortes para encontrar el avituallamiento y me dicen que voy de 11 ……pedazo orgasmo….

Pero al salir de allí intento apretar como diciendo esta es la mía , y en 5 minutos de reflexión me digo esta es tu carrera y en ella no entran el puesto en el que vas sino el terminar , así que volvemos a el paso a paso y con buena letra. Al rato me pilla un francés con acento andaluz
que se llama Ludo con el que compartiría carrera hasta Grazalema de manera continuada. Las subidas empiezana atragantarse pero soy capaz de mantener un ritmo lento pero estable asi hasta Libar dode cruzamos el rio y nos vamos hacia Villaluenga , contándonos Ludo y yo nuestras vidas lo que hace un poco mas ameno el camino.

Desde Villaluenga hasta Grazalema queda uno de los recorridos mas bonitos de la prueba y además deja de llover , hasta me quedo en manga corta una hora .Pero este 11 km donde hacemos un desnivel de 700 y bajamos 600 y se me hacen eternos , me pesan las piernas y creo que no me he hidratado bien , eso es el problema de que haga frío y llueva . Necesito
reponer sales así que me bebo todo lo que queda e mis botellas. Le digo
a Ludo que se vaya y vamos haciendo la goma peor llegamos juntos a
Grazalema.

Ludo me comenta que le duele la rodilla y le ayudo a vendarla.

Llega otro corredor con el que salimos después de comer, reírnos y descansar. Ellos a su ritmo y yo al mío. La prueba para mi esta hecha estoy seguro de poder terminar los 28 km que quedan, los malos pensamientos que tenia camino de Grazalema desaparecen y aunque voy cansado y muy lento, se que llegare .

En Benamahoma coincido otra vez con Ludo y Pablo solo bebo sale y me voy, me vuelven a pillar en el sendero del Rio Majacete que amenaza con llevarse todo por delante yendo en el límite de desbordarse. Yo mi bola. Una tromba de agua y granizo me da la bienvenida a El bosque donde las calles son ríos , se repente sale el sol y solo quedan 10 km ….asi que llamo a Rakel y le cuento que llegare seguro , que voy de 17, que estoy cansado pero acaminando no tengo problema , me dedico a leer todos los mensajes que tengo de mis amigos en el whatssapp , me pasan dos como si empezaran la carrera allí mismo y me dicen que me enganche ellos ….. me parto de risa ….. sigo a mi ritmo , pero cada vez voy mejor , pillo a Ludo que va muerto y le digo que se venga conmigo pero me dice que no puede que prefiere terminar solo.

Empiezo a correr y me topo de frente con Víctor que viene a buscarme, que alegría me dio , solo falta dos km de subida que hago sin problemas y de repente el centro del pueblo bandera a la mano y la emoción me llena …. Meta después de 26 :05 h. en el puesto 18 , allí están Corredoira y Francisco . Abrazos , fotos y alegrías. Mi ultra más larga estaba hecha por mi GPS 133km y 5800 de positivo. Muchos momentos buenos y otros malos. Mi opinión de la carrea es que realmente vale la pena, por la zona , por el recorrido y por la gente. Mi aplauso a los organizadores y a los voluntarios porque sin ellos yo no sería un BANDOLERO.

Y una enfermedad que me tiene pillado que es la de devorar kilómetros.

Muchas veces reflexiono de porque nos metemos en esto , y no le encuentro un porque. Me digo tienes que dejar este mundo, pero no puedo mientras lo hago soy feliz , al terminar un poco más , al recordarlo me emociono y cuando lo comparto doy un poco de mi.

Mi consejo es que esto tiene que ir de menos a más , conocer cuáles son nuestras limitaciones técnica y buscar lo que mejor nos vaya . Yo vengo más de la montaña que de las carreras así que a mí lo que me va bien realmente es lo técnico, la altura, las piedras y los desniveles.

Lo difícil y abrupto. Me matan las ultras donde solo se corre (no existen más que para los pros) pero lo que me mata son los que van a las carreras de montaña y se pasan el día quejándose después de hacerlas, de sus condiciones, señalización y no reconocen sus limitaciones, es como si yo después de correr un maratón y hacerlo en 4:30 digo que la culpa fue del asfalto….

Para terminar creo que si alguien merece que le dedique mi carrera más larga esa es RAKEL que me acompaña en muchas carreras , me saca fotos , me anima y me soporta cuando en nuestras salida de montaña pongo ritmos altos para yo poder entrenar.

Por eso y porque es mi niña

ELLA SI ES UNA BANDOLERA

Blas Rodríguez

I Sportwriter tentative

Trinity es deporte, pasión, lucha, esfuerzo, superación, compañerismo, emoción, entrenamiento… Trinity es barro, salitre y asfalto. Trinity es juego limpio, Trinity es Vicky, Javichín y Chema y queremos que ahora más que nunca Trinity seas tú.

Es por todas estas cosas, por las que aprovechando el lanzamiento de nuestra nuevo portal web queremos que tu historia de superación sea nuestra historia. Por eso hoy queremos presentar nuestro:

14031301

I SPORTWRITER TENTATIVE

¿Qué es el Sportwriter Tentative?

Es el I concurso donde deporte y escritura se unen, queremos que vosotros, los trinitiños nos mandéis vuestra propia historia deportiva, vuestra historia de superación.

¿Quien puede participar?

Todo aquel aficionado al deporte al que le guste escribir y que desee contarnos su experiencia, el único requisito es que sea relacionado con el deporte.

¿Qué historias son válidas?

Sólo se aceptarán las historias originales, las vivencias personales. Puedes contarnos la historía de tu equipo, las vivencias de cómo superaste una lesión, como te preparas para una prueba, el talismán que significaba para ti una prenda deportiva… (Se valorará que los artículos vayan acompañados de una imagen.) Todo lo que se te ocurra relacionado con el deporte tendrá cabida.

¿Hasta cuando puedo enviar mi historia?

El concurso comenzará la primera quincena de Marzo, desde el inicio del mismo hasta la última semana de Agosto estará abierto el plazo para recibir historias.

¿Dónde tengo que enviar mi historia?

Se habilitará un email personalizado para el concurso con la siguiente dirección: info@trinitytriatlon.com

¿Cómo sabré si estoy dentro de la final?

Las historias recibidas a lo largo de la semana serán examinadas por nuestro staff.

Las mejores de cada semana, se publicarán en nuestra página.

Si tu artículo sale publicado en el blog de Trinity Triatlon, automáticamente entras a formar parte del concurso.

Cuanto antes envies tu historia, más tiempo tendrás para que la gente vote tu historia.

IMPORTANTE: Sólo se contabilizarán los ME GUSTA y los Retuits que se produzcan en la página donde aparezca el artículo publicado en nuestra página

ENTREGA PREMIO

El 1 de Septiembre se cierra el plazo de recepción de artículos. En esta última fase, habrá un periodo de 14 días donde se contabilizarán los  votos recogidos en nuestro blog. Así mismo, en nuestra tienda física, se habilitará una urna para que con cada compra se pueda votar a tu
historia favorita.

El Sábado día 14 de Septiembre, se anunciará el CAMPEÓN y se le hará entrega en nuestra tienda de un flamante Suunto Ambit Black HR