Archivo de la categoría: Running

Hola de nuevo!!

Hace mucho de mi ultima entrada en el blog ( no me lo tengáis en cuenta ? ) pero en las ultimas semanas he recibido muchas consultas de personas que venían a la tienda, que se colgaban un dorsal por primera vez o que eran novatos en esto del running.
De todas formas en esta entrada voy a tratar puntos que muchas veces todos/as nos olvidamos o dejamos un poco de lado.
Hoy voy a hablar de la atención que debemos prestar al material y que muchas veces descuidamos.
En primer lugar, vamos a hablar de las zapatillas que debemos usar, Son la pieza clave,nuestras “ruedas del coche”.Tanto para competir como para entrenar de forma segura y cómoda,debes elegir unas zapatillas de una talla correcta,normalmente un numero mas del que usas habitualmente en calzado de calle,debe ser conforme a tu pisada,tu peso,el terreno por el que habitualmente corres y muy importante aunque la gente se olvida, el ritmo de carrera/entrenamiento que llevas,deben adaptarse a la horma de tu pie,no todas las hormas son buenas para todos los corredores,hay gente que tiene el pie mas plano,o tiene más arco plantar y sobre todo deben aportar amortiguación,estabilidad,ligereza,sujeción y tracción.Digo esto porque en las ultimas semanas he oído muchas veces,vengo a comprar unas zapatillas porque las que tenia me lesionaron y me hace mucha gracia, las zapatillas ni lesionan,ni dan mala suerte, te lesionas tu porque a lo mejor no llevas la adecuada para ti o porque normalmente corrías un volumen de 40 km a la semana y de repente has decidido preparar una MM y has aumentado el volumen a 60-70 km a la semana y ya han dejado de ser las adecuadas para ti..Acaso es necesario tener mil pares de zapatillas??? Pues en absoluto ,aunque para algunas como yo son nuestra debilidad jejejeje. Simplemente si corres distancias que varían entre 5 km y MM por ejemplo debes tener unas zapatillas rodadoras adecuadas a tus características,unas de fondo de armario, como digo yo y otras un poco mas ligeras que te den sensación de rapidez pero nunca supeditéis la protección a la ligereza por favor que es un hábito muy común en los últimos tiempos.Os voy a poner mi ejemplo mido 1’63 y peso 49 kg,mi pisada es neutra y estoy catalogada como “corredora ligera” pues bien yo entreno con unas Brooks Ghost (270 gr) y mis zapatillas ligeras son unas NB 890 V3 y unas Mizuno precisión 13 (230 gr),las primeras las uso para rodar y hacer tiradas mas largas y las otras, depende del día, las uso o para competir o para hacer entrenamientos de cambios de ritmo.No tiene razón de ser que yo use unas supervoladoras de 180 gr,que podría….por mi peso porque mi ritmo de carrera es de 4’20-4’30’’ el mil,ademas mi pisada no es técnica entro mucho de talón y lo único que conseguiría son molestias si no una lesión.Por eso,en este punto hablo también de la importancia de ser consciente de la forma de correr y el ritmo de cada uno ademas de todas las demás recomendaciones a la hora de escoger unas zapatillas adecuadas para ti.Hoy en día las marcas especializadas han estado innovando mucho en materiales,tecnología y ya no hay muchas zapatillas “tanque” en el mercado,asi que no os obsesionéis con el peso de la zapatilla.
Hablemos ahora de los calcetines,vamos de abajo a arriba,Debemos olvidarnos de lo que decían nuestras madres,los calcetines 100% algodón no son recomendables,ya que no evacuan el sudor y se empapan,al correr se forman arrugas provocando fricciones que son las que nos provocaran rozaduras,ampollas etc. Debes usar calcetines con materiales coolmax,poliamida,elastano etc.
Medias de compresión si o no?Pues depende….si cuando sales a correr se te cargan mucho los gemelos y los soleos deberías probarlas ya que las pantorileras favorecen el retorno venoso,mejoran la circulación sanguínea en esa zona y ayudan a eliminar las sustancias de deshecho.hay personas que no les gusta la sensación de la compresión mientras corren pero puedes usarlas para recuperación,sobre todo si en tu trabajo o en tu día a día estas muchas horas de pie.Las hay de entrenamiento,de recuperación y de uso mixto.
Pantalón corto,mallas….deben ser ligeros y cómodos que no rocen que transpiren y si disponen de bolsillo con cremallera para llevar la llave del coche o de casa y no estar haciendo filigranas para esconderla mejor ajajajajajjaja.
La camiseta,las de tirantes son mas ligeras y comodas porque permiten la maxima movilidad en los brazos,o de manga corta cuando hace mas frio, no vayas muy abrigado…debe transpirar perfectamente a traves de un material tecnico y no producir fricciones en zonas como axilas y pezones,fijate donde tienen dispuestas las costuras no solo que te combine “chachi” con el pantalón.
Yo soy de las que siempre corro “en bolas” o al menos eso me dicen ? pero es que llega un momento en que me sobra todo para eso hay remedios infalibles como los manguitos Gran descubrimiento!!,cubren los brazos desde la mitad del bíceps hasta la muñeca y nos permiten usar camisetas de tirantes,de manga corta cuando hace frío y si te sobran durante la carrera con retirarlos hacia abajo suficiente….así llevas una muñequera para secarte el sudor!!Mucha gente se sonríe cuando me ve en carrera en pleno enero de braga y top con manguitos,visera y guantes es como… que? corres en bikini y llevas guantes? Pues si….y tiene una explicación las manos y la cabeza son las zonas por las que mas se pierde el calor corporal y es necesario cubrirlas en épocas de frío. Yo estoy acostumbrada a correr con la ropa mas ligera posible pero con solo esos pequeños detalles ayudas a mantener el calor corporal.
Bueno vaya rollo que os acabo de soltar!!espero que os haya valido para algo…y si no al menos que os haya entretenido un poco esta entrada.ya sabéis que cualquier consulta nos tenéis para lo que queráis en Trinity.
Espero no tardar tanto en publicar en el blog.
Salud para todos!! y sobre todo disfrutar con lo que hacéis no dejéis que nadie os diga lo contrario.

Prono, Supino, Neutro. ¿Esa es la cuestión?

¡¡Hola otra vez!!

Como lo prometido es deuda y de momento me dejan escribir aquí…je je je voy a hablaros un poco más ampliamente de las zapatillas de running:

-¿Cuáles son las adecuadas para mí?

-¿ Prono,supino,neutro?

- Con estas me duele el pie….

¿Para competir me tengo que comprar unas supervoladoras?

¿Minimalistas?

Estas son preguntas o pensamientos que todos tenemos alguna vez en nuestra vida de runner.

Empezaré respondiendo a las dos primeras preguntas:

Últimamente he estado recibiendo muchos mensajes y correos de corredores preguntándome:

-¿Oye? ¿En esa tienda hacéis estudio de la pisada?

-Si te llevo unas zapatillas viejas me puedes decir si prono o supino es que no sé lo que soy…

Parece ser que ahora tenemos que describirnos así, alto, moreno supinador… ¡Por favor!

En primer lugar, tengo que decir que los profesionales de las zapatillas, entre los que nos incluimos, con vuestro permiso, no debemos hacer intrusismo profesional ni inmiscuirnos en un campo que no es el nuestro. El estudio ergonométrico de la pisada lo deben hacer únicamente los profesionales cualificados para ello, es decir los PODÓLOGOS.

Que alguien te grabe en una cámara mientras corres o te miren una zapatilla vieja para saber por que lado la gastas más, solo te informará de tu pisada, nada más, os pongo un ejemplo:

Cuando te sale una erupción en la piel cualquiera te puede decir que la tienes enrojecida pero no cual es la causa. Pues con la pisada es igual yo misma te puedo decir si tienes una pisada pronadora o supinadora pero no cual es la causa, sobre todo cuando eso desencadena en un problema biomecánico, en una lesión o viceversa, a veces también una lesión provoca un cambio postural y por tanto una variación de la pisada. He ahí cuando es recomendable hacerse unas plantillas en un buen podólogo.

Parece ser que la “raza” de los neutros es la mejor….jejeje ¿Por qué? Si llevas 20, 30 o 40 años corriendo de la misma forma y no has tenido nunca ningún problema, no tienes que cambiar nada!! Ni acudir a un podólogo, simplemente tienes que comprar unas zapatillas adecuadas a tus características antropométricas, al terreno por el que entrenas, al volumen de km que haces a la semana y por supuesto retirarlas al finalizar su vida útil, que dependiendo de sus características podrán ser a los 300, 500 u 800 km.

No quiero que me entendáis mal…SÍ, es cierto que existen los 3 tipos de pisada supinadora, pronadora y neutra pero en realidad…..

Os voy a contar un secreto shhhhhhhhhh no se lo digais a nadie…..

Todos pronamos cuando aparece la fatiga, ¿por qué? Pues porque es inevitable, cuando aparece la fatiga, bajamos en centro de gravedad, flexionamos las rodillas y caen ligeramente hacia dentro y entonces….

¡¡Zas!!!

Empezamos a pronar, esto es más claro en las mujeres, como norma general, por causas puramente hormonales.

Las mujeres tenemos menos masa muscular eso hace que la posición erguida que debemos llevar cuando corremos la mantengamos menos tiempo, unido a que nuestras caderas son más anchas y penduleamos más al correr, aunque tengamos pisada neutra, siempre pronamos.

Si os fijáis las mujeres solemos tener las piernas con la forma de reloj de arena es decir…. las rodillas un poco metidas hacia dentro… eso, inevitablemente, hace que pronemos cuando vamos cansadas.

Otra cuestión… ¿Habéis pensado alguna vez que una persona puede tener pisada neutra en un pie y pronadora en otro… o pronadora en un pie y supinadora en otro?

¿Qué haríais entonces compraros una zapa de cada? Jejejejeje evidentemente no.

Os voy a contar mi historia para que lo entendáis. Yo tengo la pisada neutra, neutra…vamos NEUTRA CON MAYUSCULAS tengo repartido el peso de mi cuerpo exactamente igual sobre cada pierna, mi pisada es de libro…en cambio cuando empecé a entrenar un poco más en serio hace ya 4 años y aumenté el volumen de kms tenía muchísimas molestias en el tendón de Aquiles del pie derecho…

Después de muchas idas y venidas me fui a un buen podólogo y me dijo que pronaba muchísimo con el pie derecho…¿¿¿Cómo???

Pues si…y sabéis , ¿por qué? Pues porque tengo la cadera derecha rotada ligeramente hacia delante y como no hacia ningún trabajo abdominal ni lumbar mi psoas tiraba de abductor, el abductor del isquio, el isquio del gemelo… bueno toda una reacción en cadena que hacia que mi cuerpo se defendiera de esa forma y tuviera tantas molestias en el tendón…. a eso es a lo que voy …. por mucho que alguien te pueda decir si pronas o supinas solo los profesionales te dicen la causa: si es porque tienes la cadera rotada o una ligera escoliosis o una tendinitis en el sacroíliaco etc, etc.

Yo me hice unas plantillas por prescripción de mi podólogo que me ayudaron a descargar la tensión de esa pierna, podía entrenar y mientras… estuve trabajando la zona abdominal y lumbar estuve un año con ellas y ahora no las necesito.

La experiencia hace que cada uno se vaya conociendo a sí mismo, a mi la experiencia me ha demostrado que a pesar de tener la pisada neutra y el 80 % de mis zapatillas de entrenamiento son neutras, cuando corro distancias largas por ejemplo, medias maratones, respondo mucho mejor con unas zapatillas con control de pronación, también llamadas control de estabilidad o “guidance” en anglosajón.

En resumen:

Llevas caminando y corriendo toda la vida de la misma forma, si cuando empiezas a practicar running, en algún momento aparece una molestia o te lesionas piensa que es normal, tus músculos no están acostumbrados a que los sometas a ese stress…es normal tienes que dejar un tiempo para que se produzcan las adaptaciones fisiológicas e ir poco a poco, si las molestias son recurrentes o permanentes es cuando tienes que ponerte en manos de profesionales.

Si no te duele nada y no tienes ningún problema ¡¡no cambies nada!! Solo usa unas zapatillas adecuadas a tus características y que respondan a tus necesidades es la mejor medicina preventiva.

En Trinity te resolveremos cualquier duda.

Si quieres hacerte un estudio ergonométrico de la pisada, vete a un buen podólogo…a uno en el que confíes…los buenos podólogos no son los que siempre te hacen plantillas para cobrarte los dineros, son aquellos que te dicen si las necesitas realmente o no…y en que momento, muchas veces simplemente te recomiendan un tipo de zapatillas.

Esos son los mejores profesionales.

Aunque parezca mentira… y aun a riesgo de aburriros enormemente… seguiré ampliando el tema..pero no os voy a contar todo lo que se ehhhhhhhhh

Vicky

Contra viento y marea, NENIKEKAMEN (Crónica del Maratón La Coruña 42 de 2012)

Solo los que se atreven a llegar lejos son capaces de llegar a saber lo lejos que pueden llegar (T.S. Elliot).

La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante (Paulo Coelho).

Podría pasarme horas poniendo frases de este estilo, y aún así sería incapaz de expresar lo que sentí ayer, 15 de abril de 2012, fecha que recordaré durante mucho, mucho tiempo. Ese día se celebró la primera maratón homologada de Galicia, en la ciudad de Coruña. Se trataba del campeonato gallego de maratón La Coruña 42, tres vueltas de 14 km por las calles de la ciudad.

Ya había contado a mis amigos que uno de mis propósitos era acabar una maratón este año 2012, que cumplí 40 tacos de calendario. Diversas lesiones, cambios de trabajo, problemas varios, vagancia y otras circunstancias hicieron que no preparase esta carrera, decidiendo dejar la intentona para otoño (cuando se celebra la maratón de Oporto o el del Miño, en Orense). Sin embargo, el compañero de correrías Chedo me convenció de que le acompañase unos kilómetros, así que decidí acudir a la cita con la idea de ir pegado a él la mitad del recorrido o, como mucho y si los astros se alineaban, dos de las tres vueltas de que constaba el circuito.

¡Qué mala noche pasé el sábado! me desperté cada hora, daba vueltas en la cama, me dolía el estómago…un desastre, vamos. Para más INRI, hacía un frío que pelaba, osea que la cosa no pintaba muy bien.

Después del verano anticipado que disfrutamos en marzo, ocurrió lo que todos temíamos, que llegó el invierno atrasado, de golpe y con más furia que nunca. Toda la semana hizo mal tiempo así que esperábamos lluvia, pero lo que vi al abrir la persiana del domingo (día M de maratón) superó los peores presagios. Un viento terrible, unos chubascos fortísimos y un frío de mil pares de narices estaban decididos a amargar la carrera de los más de 1200 corredores inscritos para participar. A mi me daba igual, al fin y al cabo no iba a acabar la carrera y no había entrenado, pero pensé en la mala pata de quienes llevaban meses con esta carrera en la cabeza.

Ya por la carretera vi a muchos locos como yo, de esos que madrugan más un domingo que entre semana solo para sufrir como condenados dándole caña al cuerpo serrano bajo la lluvia en vez de estar en la cama hasta media mañana. Al llegar a la zona de salida, cientos de personas con camisetas de colores calentaban y estiraban con las posturas mas variopintas. Saludo va, saludo viene, abrazos por aquí, bromas por allá…y ¡PUM! disparo de salida.

Allá vamos, a correr unas horitas. ¡Qué frío hacía!

Los primeros km transcurrieron tranquilos, dándome tiempo a charlar y bromear con los conocidos y no conocidos que corríamos. Al llegar al paseo marítimo,girando en dirección a la Torre de Hércules, el fuerte viento en contra me asustó un poco, “yo no soy capaz de aguantar esto ni una hora y media” pensaba. Pero seguí con Chedo, aprovechando que el ritmo era llevadero. El recorrido tenía su punto, ya que te cruzabas muchas veces con el resto de los corredores y así me pasaba el tiempo animando y slaudando a los que pasaban a mi lado.

Los doniñeros en pleno (casi) corrían como almas que llevaba el diablo, la rubia María (que fue la primera mujer en cruzar la meta) destacaba con su coleta al viento, muchos foreros de la página de atletismo “correrengalicia.org” nos reconocíamos y dábamos palmadas…una maravilla, como en todas las carreras. Alguien dijo que lo mejor de este deporte es que los adversarios suelen ser grandes amigos, y la verdad es que cada vez estoy más de acuerdo.

En el Aquarium Finisterrae (Casa de los Peces) dimos la vuelta para recorrer en sentido contrario el paseo marítimo, hasta llegar cerca de la Torre Millenium, el simpático Eolo de las narices se desahogó de lo lindo, no se podía ni avanzar, yo no dejaba de mirar a mi compañero a ver si él flaqueaba, pero nada, el tío tan tranquilo. Cuando giramos en una rotonda y pensé que así el viento vendría de espaldas, empezó a granizar a lo bestia, no había manera… “¿en qué berenjenal me he metido?, menudo ridículo voy a hacer…” esos pensamientos limitadores me venían una y otra vez a la cabeza hasta que decidí intentar llevar a la práctica esa teoría de que tú controlas tus pensamientos, así que los desterré y me concentré en disfrutar de lo que me gusta, correr y estar rodeado de gente.

Funcionó la idea, funcionó. Me autoconvencí de que era capaz, me acostumbré al ritmo y al sufrimiento y cuando quise darme cuenta ya estábamos empezando la segunda vuelta, en Puerta Real, allí estaba Diego Décimas y otros compañeros de Doniños y Ferrol animando como si fuésemos campeones ¡qué gozada!. Y un poco después, tras luchar otra vez contra viento y marea (literalmente lo del viento y figuradamente lo de la marea) llegamos al punto fatídico. Cerca del Estadio de Riazor estaba marcado el punto de media maratón. Piso la alfombrilla justo antes que mi acompañanate y al tener buenas sensaciones decido continuar hasta el final de la segunda vuelta,la friolera de 7 km más. A estas alturas ya habíamos creado un grupito de 4 corredores que llevábamos muchos km juntos charlando de vez en cuando. Los dos desconocidos no daban crédito a la cantidad de saludos, gritos de ánimo, bromas y demás coñas que yo protagonizaba. Tampoco se creían, cuando pasamos el km 23 que nunca había pasado de esa distancia.

El grupillo en cuestión

Más de dos horas y media llevábamos corriendo cuando pasamos por segunda vez por la Puerta Real. Ahí estaban otra vez Diego y compañía, haciéndonos la ola, animando a grito pelado y yo totalmente feliz. Los dos espontáneos del grupo se morían de risa “¡tienes club de fans tío!, ¡tú hoy acabas tu primera maratón! ” y yo, ya pensaba que podía ser verdad, “se acabó el hacer vida social, dije entre risas, no puedo ni respirar así que ¡a correr!” Me sentía genial, el cansancio tremendo pero fructífero, el ritmo metido en las piernas y el corazón, la sonrisa no me cabía en la cara y la lluvia, viento, sed o hambre me daban igual. “Sigue, cabañés” pensaba, “acompaña a estos por lo menos hasta el km 30, que para tí ya es como un maratón”

Al llegar al km 30 dije, venga, hasta el 32, luego al 35, 37….los conocidos que nos cruzábamos en vueltas y rotondas no daban crédito “pero ¿qué hace ahí Miguel, que nunca entrena en serio?” y me animaban creyéndose que iba fresquísimo. ¡Las narices fresco! lo que iba es emocionado y alucinado de lo que estaba haciendo.

En el km 39 estaba nerviosísimo ¡ya estaba claro, sabía que iba a hacer mi primer maratón! ¡a los 40 años, como pretendía y encima en la primera edición de un maratón que va a ser un clásico!. Y venga a posar para las fotos, a saludar, a comer plátanos y manzanas en los avituallamientos…en ese km fue cuando el grupo se disgregó, Chedo por alante, otro encontró a una amiga y también fue por su cuenta, el otro se retrasó y yo aminoré un poco el ritmo, temeroso de golpearme con el famoso muro del maratón.

Pero no señores, no, tú eres tu único muro, he dicho mil veces, así que de tí depende saltarlo. Pues ni siquiera hizo falta saltarlo, simplemente no había muro, había gente animando, aplaudiendo, haciendo la ola, cantando…fue como si me llevasen en volandas, no había ni rastro de cansancio, el último medio kilómetro parecía como si fuese el primero ¿dónde estaban los anteriores 41? Cuando llegué otra vez a Puerta Real no pude menos que dar un abrazo a Diego/ Décimas gitando “¡mucho camino por andar, soy maratoniano!”, a cada conocido que me cruzaba (muchos de ellos ya largándose a casa tras acabar la carrera) les repetía “¡que lo acabo, que lo acabo!” y se morían de risa. Parecerá una chorrada pero me costó contener las lágrimas. Me acordé de mis colegas de entreno en Cabañas, como Ton, Ian, Jorge y Moncho (mi entrenador putativo, que aún no se cree que haya hecho esta carrera) entre otros, ninguno estaba presente pero me acordé de ellos, por supuesto.

Sólo quedaba el paseíllo triunfal, un pasillo de aplausos hasta el centro de la Plaza de María Pita.  95 metros de placer y payasadas hasta pasar bajo el arco de meta, con los brazos en alto, como si hubiera ganado a alguien (y lo hice, me gané a mi mismo y a mi mente) dedicándole esta carrera, como siempre,a mis padres. Al cruzar la meta me colgaron una medalla (la única que guardaré siempre) me dieron bebida, abrazos, risas y reconocimiento. Soy maratoniano, un tiempo patético pero soy maratoniano. 3 horas y 51 minutos de auténtica felicidad, otra vez. Hoy tengo que bajar las escaleras al revés por las agujetas en los muslos, las uñas de los pies son negras, no he parado de comer y beber desde ayer, he tenido que hacerle un agujero extra al cinturón….¡pero soy un tío feliz!.

¡Qué satisfacción!. Después de unos meses de lesiones, malos resultados y percances en las carreras (un quiste, gastroenteritis…) ocurrió el milagro, sin entrenar, voy a acompañar unos km a un amigo y acabo siendo maratoniano y encima tengo un trabajo chulo. Hoy puedo constatar las teorías famosas: que sí, hombre que sí, si quieres puedes, somos capaces de mucho más de lo que creemos, la actitud es fundamental. Sigo siendo un paquete, lento como una tortuga y vago para entrenar, pero estoy orgulloso de haber acabado ayer la carrera, nada satisface más que lograr un objetivo luchando como ayer, contra viento y marea. Terminar (como todos los valientes que lo intentan) una maratón o algo similar, es un hito modesto, pero un hito, ha costado, como decía Churchill, no sangre, pero sí sudor (mucho) y lágrimas (de emoción).

A partir de aquí queda, ¿cómo no? mucho camino por andar. A ver qué es lo siguiente…

Miguel González-Llanos

El Rincón de Vicky, respiración y otros consejos

A cuantos de vosotros, una vez empezasteis a correr, no habéis pensado que os haría falta llevar una botella de oxigeno a la espalda, no os preocupar, es lo más normal del mundo.

18031301

No sé respirar…tengo la sensación de que no me llega el aire

Los primeros días es normal llevar la respiración descoordinada y al final se acaba respirando por la boca y nariz indistintamente. Mi consejo particular es: respira por donde puedas, si puedes respirar por la orejas… ¡hazlo también! Tienes que preocuparte fundamentalmente de que tu respiración lleve un ritmo. Tiene que ir en consonancia con tus piernas, si tu respiración va mucho más rápido que tus piernas es que tienes que bajar el ritmo.

Siento que hago el ridículo…no sé cómo poner los brazos.

¡Nunca pienses eso! recuerda que el que intenta hacer algo puede fracasar pero el que no lo intenta ya fracaso. A mi me encanta ver a gente corriendo, no me fijo en la edad, en el peso, en la técnica solo pienso en el mérito, voluntad y capacidad de sacrificio que tienen. De todas formas os voy a dar unos consejillos un vicio postural muy común en las personas que empiezan a correr es
hacerlo mirándose los pies, o para el suelo.

Debes intentar ir erguido y a ser posible mirando al frente, aunque no lo creas esta es la posición más económica. El tándem de brazos debe ser suave, llevando las muñecas a la altura de las caderas, con los hombros y cuello relajado. Si es necesario vete soltando los brazos de vez en
cuando agitándolos hacia abajo. No los lleves tiesos con las manos a la altura de los hombros como si tuvieras los mandos de la wii.

¿A cuántas pulsaciones debo ir? ¿En cuánto tiempo debo correr esta distancia?

Muchas personas que apenas han empezado a practicar el running ya están agobiadas con el crono. ¡Olvídalo, habrá tiempo para todo!

El entrenamiento con pulsometro es interesante porque controlas la intensidad del entrenamiento y llevas un control más riguroso, pero primero debes conocerte a ti mismo y escuchar tu cuerpo, no hay nada mejor que salir a correr y entrenar “por sensaciones” de lo que se trata al principio es de conseguir una buena base aeróbica, que no te lesiones y que vayas interiorizando sensaciones, movimientos, umbrales…

Para la semana más, Vicky

Consejos de running para principiantes

El running, como sabemos, es uno de los deportes más completos que existe, gracias al desarrollo aeróbico como anaeróbico que realiza sobre el cuerpo, el cual contribuye en muchos aspectos a un buen estado físico.

Sin embargo, no cualquier persona puede realizar dicho deporte, sino que es necesario contar con el entrenamiento y los implementos necesarios para lograr desarrollar la práctica del running.

Por ello, desde aquí te presentamos una serie de recomendaciones para principiantes para que de esta forma puedas comenzar a correr, tratando en un principio de llegar al objetivo de 20 a 25 minutos durante tres días a la semana.

  • Utilizar el calzado adecuado para jogging, esto significa emplear unas zapatillas de running.
  • En cuanto a la ropa, es favorable emplear cualquier prenda deportiva con la que te sientas cómodo, pero considerando la temporada del año.
  • Un cronómetro y un pulsómetro para controlar el ritmo cardiaco pueden ser herramientas interesantes que podemos utilizar.
  • Antes, durante y después de correr hay que hidratarse.
  • Elegir superficies blandas como escenarios donde correr, como por ejemplo zonas llanas de tierra.
  • Cuando empezamos a correr lo mejor es hacerlo de 2 a 3 días por semana dejando como mínimo un día de descanso.
  • Caminar y realizar calentamientos durante unos 5-8 minutos antes de correr.
  • Correr inspirando por la nariz y exhalando por la boca durante 3-5 minutos.
  • Tras la segunda serie lo recomendable es detenerse de forma progresiva y no de golpe.
  • Realizar nuevos estiramientos para relajar los músculos y prevenir algún tipo de lesión.

Fuente http://guiafitness.com