Archivo por meses: abril 2013

LA VIDA EN MIS ZAPATILLAS

Durante toda mi vida, he practicado multitud de deportes: Piragüismo, Judo, Fútbol, Baloncesto, balonmano…

En todos ellos apuntaba a algo, de pequeño era el mamalón de mi clase, grande y gordo como yo sólo. Cuando llegaba por primera vez a las pistas rivales, se escuchaba el murmullo: cuidado con el Grande.

Al final el grande era sólo eso muy grande, pero poco más…

Siempre me faltó mala leche y espíritu ganador, se notaba que mis abuelos eran panaderos, porque era un pedaciño de pan, hasta pedía perdón a mis rivales cuando les hacia falta.

Van pasando los años y te das cuenta de que lo bonito del deporte, no son los triunfos ,que también lo son, sino los amigos y experiencias que vas dejando allá por donde vas.

Hace ahora casi dos años me casé con la mujer de mi vida, ese día me prometí que iba a ponerme en forma de verdad por primera vez en mi vida, siempre solía ir a correr pero al cabo de unos días debido a que siempre estaba gordito, mis rodillas acababan diciendo PARA.

Fue por ello que me gasté mis cuartos y me cogí unas zapatillas que fueran las apropiadas para mi, para personas de más de 80 kilitos.

Aquí empieza mi historia,LA VIDA en mis ZAPATILLAS.

Fue calzarme las nuevas zapas y empezar a hacer kilómetros, había desaparecido cualquier dolor y lo que era mejor, mi barriga bajaba poquito a poco y cada día los tiempos eran mejores.

La verdad, parece mentira el cariño que puedes llegar a cogerle a unas simples zapatillas. Pero al igual que los amigos que se hacen cuando formas parte de un equipo. Con ellas me adentré en el fabuloso mundo del running, corrí mis primeras carreras, compartí entrenamientos y vivencias con amigos. Durante ese año corrí más de 1000 kms. que para mi era la releche.

Aunque parezca mentira estaba naciendo un vínculo especial con mis zapatillas, cada vez que salía a correr, tan sólo existía la carretera y ellas, mis compañeras de viaje.

Mucha gente que lea esto, pensará que historia más ñoña manda este tio, sin embargo esto no es así…

Al poco de casarnos, nos llegó la noticia más bonita de nuestras vidas, íbamos a ser papas.

Durante los 9 meses siguientes, ya no éramos sólo 2, ahora salíamos 4 a andar. Mi mujer, mi bebe, yo y ellas, las zapas.

Fueron testigos directas de todos los avances que iban desarrollándose en el interior de mi mujer, cuando iba sólo, estaban ellas para darme impulso para ser más fuerte que nunca.

En Septiembre nació mi peque y mis fieles amigas, quedaron relegadas a un segundo plano, cada vez las sacaba menos, empezaban a verse más viejas y gastadas…

A mis pequeñas no les podía hacer eso, a ellas no.

Un día fui hasta Trinity y Chema me comentó lo que debía de ser durabilidad media de unas zapatillas, explicaba que podían llegar a durar hasta 800 kilómetros, aunque muchas veces suele ser mucho menos, decía que aunque por fuera la apariencia fuera de nuevas, lo importante era la amortiguación que se iba gastando y perdiendo eficacia.

Me fui para casa y al volver, pensaba sobre ello, me daba pena pensar que “las pequeñas” estaban llegando a su fin.

Tan pronto llegue a casa, me dije esto no puede quedar así, mis zapatillas merecen una despedida digna.

Fue por ello que durante el mes siguiente corrí como nunca, visitamos juntos los sitios más bonitos de la comarca, el monasterio de Caaveiro, vimos juntos los atardeceres en Cabañas, dimos la vuelta a la ría pasando por las calas más íntimas y bellas…

Ahora si que habían llegado a su final, como todo en la vida a todos nos llega nuestro día.

Quiero decir que no las tiré, las tengo bien guardadas como mi particular tesoro.

Cuando mi hija crezca se las enseñaré y le diré: éstas fueron tus compañeras de viaje cuando estabas en la barriguita, éstas fueron las causantes de que hoy correr sea tu pasión, estoy seguro que en mi vida habrá cientos de nuevas zapatillas, pero estoy seguro que los momentos que pasé con éstas, no se repetirán jamás.

Gabriel

Trail Serra do Galiñeiro Galicia Máxica Trail Adventure

Onte desprazabase ata terras de Gondomar o Bestarruzo Triniteiro Manuel Redonda para desputar a terceira proba da Galicia Máxica Trail Adventure.

A carreira transcorría ao longo de 21 quilómetros pola Serra do Galiñeiro, facendo un percorrido no que se sumaba un desnivel acumulado de 2000 metros. Destacar a actuación de Manuel que desputou a súa segunda carreira de montaña, e aínda que non tivo boas sensacións na carreira, eu dende aquí o quero animar por ter finalizado, porque a proba a pesar de non ser moi longa, era unha pequena trampa e sei que foi dura para todo o mundo, e ademáis o noso compañeiro non fixo máis que comezar a súa participación neste tipo de carreiras.

http://www.bestarruza.com

Historia de nuestro nuevo Logo

En una tierra como Galicia sería pecado no atender a los elementos naturales que nos rodean. Triatlón y naturaleza están profundamente relacionados. El triatleta se pasa horas entrenando en lugares llenos de vida, de vegetación.

otros-1-hojas

La propuesta de logotipo es la representación de una hoja de Bidueiro. Se trata de un árbol muy abundante en Galicia. Su población más numerosa se centra en los márgenes de los ríos. Son la última línea vegetal antes de llegar al agua y consolidan las riberas de los cauces frente a la erosión.

Se podría pensar que un bosque de Bidueiros que se gana paso en la espesura del bosque hasta llegar al agua, se corresponde con el triatleta que toma la salida y lucha por aproximarse al agua en medio del resto de competidores; ésto, claro está, siempre bajo la óptica del imaginario personal.

otros-1-lume

(FOTO: Penas do Mel. Fragas do Eume. 05-04-2012)

La idea de representar una hoja de Bidueiro nace en las Fragas do Eume. Durante el incendio que asoló el pasado año al Parque Natural, descubrimos durante una ruta que un bosque de esta especie había salido prácticamente indemne de las llamas. Éstas lo aislaron y devastaron todo a su alrededor, pero el bosque resistió.

otros-1-logo

Prono, Supino, Neutro. ¿Esa es la cuestión?

¡¡Hola otra vez!!

Como lo prometido es deuda y de momento me dejan escribir aquí…je je je voy a hablaros un poco más ampliamente de las zapatillas de running:

-¿Cuáles son las adecuadas para mí?

-¿ Prono,supino,neutro?

- Con estas me duele el pie….

¿Para competir me tengo que comprar unas supervoladoras?

¿Minimalistas?

Estas son preguntas o pensamientos que todos tenemos alguna vez en nuestra vida de runner.

Empezaré respondiendo a las dos primeras preguntas:

Últimamente he estado recibiendo muchos mensajes y correos de corredores preguntándome:

-¿Oye? ¿En esa tienda hacéis estudio de la pisada?

-Si te llevo unas zapatillas viejas me puedes decir si prono o supino es que no sé lo que soy…

Parece ser que ahora tenemos que describirnos así, alto, moreno supinador… ¡Por favor!

En primer lugar, tengo que decir que los profesionales de las zapatillas, entre los que nos incluimos, con vuestro permiso, no debemos hacer intrusismo profesional ni inmiscuirnos en un campo que no es el nuestro. El estudio ergonométrico de la pisada lo deben hacer únicamente los profesionales cualificados para ello, es decir los PODÓLOGOS.

Que alguien te grabe en una cámara mientras corres o te miren una zapatilla vieja para saber por que lado la gastas más, solo te informará de tu pisada, nada más, os pongo un ejemplo:

Cuando te sale una erupción en la piel cualquiera te puede decir que la tienes enrojecida pero no cual es la causa. Pues con la pisada es igual yo misma te puedo decir si tienes una pisada pronadora o supinadora pero no cual es la causa, sobre todo cuando eso desencadena en un problema biomecánico, en una lesión o viceversa, a veces también una lesión provoca un cambio postural y por tanto una variación de la pisada. He ahí cuando es recomendable hacerse unas plantillas en un buen podólogo.

Parece ser que la “raza” de los neutros es la mejor….jejeje ¿Por qué? Si llevas 20, 30 o 40 años corriendo de la misma forma y no has tenido nunca ningún problema, no tienes que cambiar nada!! Ni acudir a un podólogo, simplemente tienes que comprar unas zapatillas adecuadas a tus características antropométricas, al terreno por el que entrenas, al volumen de km que haces a la semana y por supuesto retirarlas al finalizar su vida útil, que dependiendo de sus características podrán ser a los 300, 500 u 800 km.

No quiero que me entendáis mal…SÍ, es cierto que existen los 3 tipos de pisada supinadora, pronadora y neutra pero en realidad…..

Os voy a contar un secreto shhhhhhhhhh no se lo digais a nadie…..

Todos pronamos cuando aparece la fatiga, ¿por qué? Pues porque es inevitable, cuando aparece la fatiga, bajamos en centro de gravedad, flexionamos las rodillas y caen ligeramente hacia dentro y entonces….

¡¡Zas!!!

Empezamos a pronar, esto es más claro en las mujeres, como norma general, por causas puramente hormonales.

Las mujeres tenemos menos masa muscular eso hace que la posición erguida que debemos llevar cuando corremos la mantengamos menos tiempo, unido a que nuestras caderas son más anchas y penduleamos más al correr, aunque tengamos pisada neutra, siempre pronamos.

Si os fijáis las mujeres solemos tener las piernas con la forma de reloj de arena es decir…. las rodillas un poco metidas hacia dentro… eso, inevitablemente, hace que pronemos cuando vamos cansadas.

Otra cuestión… ¿Habéis pensado alguna vez que una persona puede tener pisada neutra en un pie y pronadora en otro… o pronadora en un pie y supinadora en otro?

¿Qué haríais entonces compraros una zapa de cada? Jejejejeje evidentemente no.

Os voy a contar mi historia para que lo entendáis. Yo tengo la pisada neutra, neutra…vamos NEUTRA CON MAYUSCULAS tengo repartido el peso de mi cuerpo exactamente igual sobre cada pierna, mi pisada es de libro…en cambio cuando empecé a entrenar un poco más en serio hace ya 4 años y aumenté el volumen de kms tenía muchísimas molestias en el tendón de Aquiles del pie derecho…

Después de muchas idas y venidas me fui a un buen podólogo y me dijo que pronaba muchísimo con el pie derecho…¿¿¿Cómo???

Pues si…y sabéis , ¿por qué? Pues porque tengo la cadera derecha rotada ligeramente hacia delante y como no hacia ningún trabajo abdominal ni lumbar mi psoas tiraba de abductor, el abductor del isquio, el isquio del gemelo… bueno toda una reacción en cadena que hacia que mi cuerpo se defendiera de esa forma y tuviera tantas molestias en el tendón…. a eso es a lo que voy …. por mucho que alguien te pueda decir si pronas o supinas solo los profesionales te dicen la causa: si es porque tienes la cadera rotada o una ligera escoliosis o una tendinitis en el sacroíliaco etc, etc.

Yo me hice unas plantillas por prescripción de mi podólogo que me ayudaron a descargar la tensión de esa pierna, podía entrenar y mientras… estuve trabajando la zona abdominal y lumbar estuve un año con ellas y ahora no las necesito.

La experiencia hace que cada uno se vaya conociendo a sí mismo, a mi la experiencia me ha demostrado que a pesar de tener la pisada neutra y el 80 % de mis zapatillas de entrenamiento son neutras, cuando corro distancias largas por ejemplo, medias maratones, respondo mucho mejor con unas zapatillas con control de pronación, también llamadas control de estabilidad o “guidance” en anglosajón.

En resumen:

Llevas caminando y corriendo toda la vida de la misma forma, si cuando empiezas a practicar running, en algún momento aparece una molestia o te lesionas piensa que es normal, tus músculos no están acostumbrados a que los sometas a ese stress…es normal tienes que dejar un tiempo para que se produzcan las adaptaciones fisiológicas e ir poco a poco, si las molestias son recurrentes o permanentes es cuando tienes que ponerte en manos de profesionales.

Si no te duele nada y no tienes ningún problema ¡¡no cambies nada!! Solo usa unas zapatillas adecuadas a tus características y que respondan a tus necesidades es la mejor medicina preventiva.

En Trinity te resolveremos cualquier duda.

Si quieres hacerte un estudio ergonométrico de la pisada, vete a un buen podólogo…a uno en el que confíes…los buenos podólogos no son los que siempre te hacen plantillas para cobrarte los dineros, son aquellos que te dicen si las necesitas realmente o no…y en que momento, muchas veces simplemente te recomiendan un tipo de zapatillas.

Esos son los mejores profesionales.

Aunque parezca mentira… y aun a riesgo de aburriros enormemente… seguiré ampliando el tema..pero no os voy a contar todo lo que se ehhhhhhhhh

Vicky

BASADO EN HECHOS REALES

Cualquier parecido con la realidad, es eso… REAL…..

KM 1: El móvil empieza a avisar que está bajo de batería.

KM 2: Empieza a llover.

KM 3: A la lluvia le acompaña el viento, que como siempre viene de frente.

KM4: El móvil me vuelve a recordar que está en reserva de batería.

KM 5: Ahora el GPS también se une a la fiesta y avisa que también tiene poca batería.

KM6: No iba ni para atrás, arrastraba los pies (mas que de costumbre), desencajado desde el km 1, con poco oxigeno, vamos todo un cuadro, pero, eso sí, conocidos, amigos, vecinos, estaban todos, ¿alguien me puede explicar de donde salió tanta gente conocida?

KM 7: Mi camiseta blanca de repente es víctima de dos balazos a la altura del pecho…ahhh no… Son los pezones que están sangrando, pues, me olvide de untarlos en vaselina.

KM 8: El móvil después de una última llamada de atención, me permitió escuchar de cierre la parte inicial de un chiste y me quedo sin saber el final.

KM 9: Normalmente no tengo sed en rodajes de este tipo, pero, como no podía ser de otra manera hoy me muero de sed.

KM 10: El GPS llega hasta aquí y me abandona a mi suerte.

KM 11: Comienza a oscurecer y empiezo a pasar por la zona donde NO hay iluminación, menos mal que tengo la luz del móvil…mierda….si es verdad…

KM 13: después de pasar por la zona sin iluminación al estilo Moonwalk, y donde ya había luz, me caigo gracias a una maravillosa raíz de un árbol que no vi, si lo se…en la zona donde había luz.

KM 14: adolorido, rodilla sangrando (la misma de siempre) y palmas de las manos ardiendo por el raspón de la caída, sigo, pero, me digo: ” tranquilo que si no puedo seguir, llamo a Susana que me venga a buscar…ostris…el puto móvil…”

KM 15: me desvío hacia una cuesta pronunciada, ya cerca de casa, donde nuevamente me encuentro a vecinos, conocidos y en sus miradas me dicen: ” Este… si quedara en casa le iba mejor…”.

KM 16: después de ese desvío a causa de acercarme a una fuente de agua para calmar la sed, me encuentro con la agradable sorpresa que NO sale agua…

Fin del rodaje: “estiro? déjate de historias Miguel, vete para casita que no vaya a ser que estirando algún coche decida aparcar en tu culo…”

Conclusión: Murphy era corredor.

Aquí os dejo algunas “probabilidades” de Murphy corredor pre, post y durante las carreras.

-Las posibilidades de lesionarte aumentan de acuerdo a las ganas que le tengas a la carrera y lo costosa que pueda ser la inscripción.

-Si un chico/a guapo/a te está mirando el culo, seguramente tienes el pantalón roto.

- Cuanto más cansado finalices una carrera más probabilidad hay que te pongas vaselina en los cuádriceps y pantorrillas y Réflex o Bengay en los pezones o zonas irritadas.

-Cuando en una carrera larga tengan avituallamiento de bebida isotónica, seguro que es el sabor que menos te gusta.

-En la llegada a meta, pararas el cronometro en el momento exacto de la foto e impedirás ver con claridad el dorsal.

-Esperaras a última hora para ir al baño y si vas con tiempo es igual, cuando entres en ese momento se acabo el papel higiénico y de paso la cerradura no cierra y si llega a cerrar lo hará de tal manera que después te tendrán que ayudar a abrirla.

-En un “sprint” final piensas que vas volando y te ríes de Usain Bolt y 5 metros antes de llegar a la meta te adelanta un/a niño/a que lo espera el padre o la madre con los brazos abiertos y alucinados pues su hijo está dando sus primeros pasos.

Y si todo va bien, te pusiste bien tu chip, comiste un desayuno ideal y con tiempo, haces tus estiramientos previos, calientas lo justo y llegas al lugar de la carrera con tiempo para retirar tu dorsal….es porque se te olvido que la carrera es mañana.

Miguel Angel Paz Dans

Copa Galega Carreiras de Montaña – Montes de Viveiro

Este pasado Domingo comezaba de forma oficial a Copa Galega de Carreiras de Montaña na vila mariñeira de Viveiro, ca terceira edición da carreira coñecida como “Montes de Viveiro”.

A carreira consinstía nun recorrido de 40 quilómetros cun desnivel acumulado de casi 4000 metros, e dicir cun positivo moi cerca dos 2000 metros.

Esta carreira foi o meu debut oficial na Copa Galega, o cal me facía especial ilusión.O día comeza con auga e algo de frío, pero nada que nos impedira poder desfrutar/sufrir a carreira. Puntualmente as 08:30 nos poñemos a andar, e alá imos 117 corredores que trataremos de facelo o mellor posible cada un na súa propia batalla persoal.

Nun principio arranco entre os dez primeiros calsificados, e vou pelexando con diferentes corredores durante moita parte da carreira por tratar de manter esta posición. A carreira vai avanzando e xa nos encontramos ao principio ca primeira subida dura do recorrido, un cortalume de pedras e terra que a verdade era bastante duro. Ao chegar arriba sigo mantendo a décima posición, logo toca unha pequena baixada e outra vez cara arriba.

A carreira vai avanzando e aos nove quilómetros aproximadamente comeza a primeira baixada importante da carreira. É aquí donde eu realmente me atopo máis cómodo, e aproveito esta baixada para tratar de poñer algo de terra de por medio con repecto a algúns dos corredores que veñen tras de min. Ao chegar a Feira de Galdo me manteño na undécima posición, no avituallamento me paro a comer e beber e me pasan doús corredores, pero eu non lle dou importancia, eu estou aquí para tratar de facer a miña carreira. Repoño forzas e me dispoño a tratar de darlles caza, aos poucos quilómetros tomo contacto visual con eles, pero manteño a distancia para non cebarme moito aumentando o ritmo. Aos poucos metros comeza unha subida polo medio das árbores cara a Capela do Monte Castelo, neste punto me xunto con eles e subimos xuntos con outro corredor que nos deu caza.

Vamos nun ritmo cómodo pero bastante rápido, polo menos para a miña condición de mal subidor que me considero. Chegamos xuntos a parte máis alta, donde está un novo avituallamiento para repoñer forzas. Acto seguido comeza a baixada ao Val do Naseiro, esta foi a baixada de toda a carreira da que máis disfrutei, polo bonita, técnica e rápida que era. Consigo marcar algo de diferencia co grupo de corredores que viñan detrás, e ata o novo avituallamento do Val do Naseiro vou en compaña de Quintás.

Levamos un ritmo vivo e imos falando un pouco de todo en xeral, grata compaña a de Quintás. Nos plantamos no avituallamento do quilómetro 25/26 aproximadamente en novena e décima posición respectivamente. Mentras estamos comendo e bebendo para repoñer forzas, nos dan caza un grupo de catro corredores. Logo de avituallar nos poñemos de novo a faena e saío unha vez máis en compaña de Iván Brea do Ártabro de Coruña, como en outra carreiras que xa compartimos.

Se repite a historia da carreira do Alto Sil, con mesmo resultado. Comezamos a subir buscando chegar ao alto da Fontecova, imos xuntos Iván Brea, Eleuterio e máis eu, e a verdade para min como sempre foi moi grato correr con eles, sobre todo porque sempre aprendes cousas desta xente que leva xa moitas carreiras ao lombo. Eleuterio axudoume moito ao irme comentando como era o recorrido que nos quedaba por diante, porque como era a miña primeira carreira en Viveiro eu descoñecía por completo o percorrido da proba. Iván como sempre, moi pero que moi forte subindo. Fumos falando un bo rato con él, pero tan pronto a subida se comezaba a poñer máis dura pegou un hachazo definitivo que nín Eleuterio nin eu fumos capaces de seguir, moi grande Iván unha vez máis, foi un gusto competir unha vez máis ao seu lado, e que sexan moitas máis.

Seguimos Eleuterio e máis eu nun toma e daca alternando posicións, pero pasados uns quilómetros nos dan caza outros dous corredores, eu só coñecia a Celso do equipo de Parada do Sil, porque fun parte da carreira ao principio con él, ao outro corredor non o coñecía.Pois o dito, Celso se vai parcticamente en solitario no ascenso que nos leva ao alto do Penedo do Galo, e Eleuterio, o outro corredor e máis eu imos pelexando por conservar a posición úndécima na clasificación xeral. Chega un punto no que se me escapan ambos corredores, pero eu me mentalizo e me aguanto no posto trece. Sigo ascendendo pouco a pouco, ata que nun momento dado son capaz de coller a Eleuterio, unha vez que o collo me ben un deses momentos nos que che parece que estas moito máis forte que o teu rival, e así é, chego diante de él ao alto do Penedo do Galo cunha diferencia de uns seiscentos metros aproximadamente.

Tomome un gel, bebo auga e veña lanzado costa abaixo durante catro quilómetros cara a meta. Os meus obxectivos son dous, que Eleuterio non me colla, e tratar de coller ao corredor que vai no posto 11.

Según vai avanzando a baixada comezo a notar que os meus cuádriceps van moi xustos de forza, polo tanto me quito da cabeza a idea de dar caza ao que vai por diante, pero si que manteño un ritmo o suficientemente alto para que non me colla Eleuterio.

Finalmente me palo en meta no posto 12º da clasificación xeral cun tempo de 4:03:13.

Realmente estou moi contento ca carreira que fixen, iso si entre o barro acumulado, a choiva, o  frío e o desnivel a carreira foi moi dura, pero está claro que xa é sabido por todos que si vas as carreiras a tratar de competir, sempre toca sufrir.

Contra viento y marea, NENIKEKAMEN (Crónica del Maratón La Coruña 42 de 2012)

Solo los que se atreven a llegar lejos son capaces de llegar a saber lo lejos que pueden llegar (T.S. Elliot).

La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante (Paulo Coelho).

Podría pasarme horas poniendo frases de este estilo, y aún así sería incapaz de expresar lo que sentí ayer, 15 de abril de 2012, fecha que recordaré durante mucho, mucho tiempo. Ese día se celebró la primera maratón homologada de Galicia, en la ciudad de Coruña. Se trataba del campeonato gallego de maratón La Coruña 42, tres vueltas de 14 km por las calles de la ciudad.

Ya había contado a mis amigos que uno de mis propósitos era acabar una maratón este año 2012, que cumplí 40 tacos de calendario. Diversas lesiones, cambios de trabajo, problemas varios, vagancia y otras circunstancias hicieron que no preparase esta carrera, decidiendo dejar la intentona para otoño (cuando se celebra la maratón de Oporto o el del Miño, en Orense). Sin embargo, el compañero de correrías Chedo me convenció de que le acompañase unos kilómetros, así que decidí acudir a la cita con la idea de ir pegado a él la mitad del recorrido o, como mucho y si los astros se alineaban, dos de las tres vueltas de que constaba el circuito.

¡Qué mala noche pasé el sábado! me desperté cada hora, daba vueltas en la cama, me dolía el estómago…un desastre, vamos. Para más INRI, hacía un frío que pelaba, osea que la cosa no pintaba muy bien.

Después del verano anticipado que disfrutamos en marzo, ocurrió lo que todos temíamos, que llegó el invierno atrasado, de golpe y con más furia que nunca. Toda la semana hizo mal tiempo así que esperábamos lluvia, pero lo que vi al abrir la persiana del domingo (día M de maratón) superó los peores presagios. Un viento terrible, unos chubascos fortísimos y un frío de mil pares de narices estaban decididos a amargar la carrera de los más de 1200 corredores inscritos para participar. A mi me daba igual, al fin y al cabo no iba a acabar la carrera y no había entrenado, pero pensé en la mala pata de quienes llevaban meses con esta carrera en la cabeza.

Ya por la carretera vi a muchos locos como yo, de esos que madrugan más un domingo que entre semana solo para sufrir como condenados dándole caña al cuerpo serrano bajo la lluvia en vez de estar en la cama hasta media mañana. Al llegar a la zona de salida, cientos de personas con camisetas de colores calentaban y estiraban con las posturas mas variopintas. Saludo va, saludo viene, abrazos por aquí, bromas por allá…y ¡PUM! disparo de salida.

Allá vamos, a correr unas horitas. ¡Qué frío hacía!

Los primeros km transcurrieron tranquilos, dándome tiempo a charlar y bromear con los conocidos y no conocidos que corríamos. Al llegar al paseo marítimo,girando en dirección a la Torre de Hércules, el fuerte viento en contra me asustó un poco, “yo no soy capaz de aguantar esto ni una hora y media” pensaba. Pero seguí con Chedo, aprovechando que el ritmo era llevadero. El recorrido tenía su punto, ya que te cruzabas muchas veces con el resto de los corredores y así me pasaba el tiempo animando y slaudando a los que pasaban a mi lado.

Los doniñeros en pleno (casi) corrían como almas que llevaba el diablo, la rubia María (que fue la primera mujer en cruzar la meta) destacaba con su coleta al viento, muchos foreros de la página de atletismo “correrengalicia.org” nos reconocíamos y dábamos palmadas…una maravilla, como en todas las carreras. Alguien dijo que lo mejor de este deporte es que los adversarios suelen ser grandes amigos, y la verdad es que cada vez estoy más de acuerdo.

En el Aquarium Finisterrae (Casa de los Peces) dimos la vuelta para recorrer en sentido contrario el paseo marítimo, hasta llegar cerca de la Torre Millenium, el simpático Eolo de las narices se desahogó de lo lindo, no se podía ni avanzar, yo no dejaba de mirar a mi compañero a ver si él flaqueaba, pero nada, el tío tan tranquilo. Cuando giramos en una rotonda y pensé que así el viento vendría de espaldas, empezó a granizar a lo bestia, no había manera… “¿en qué berenjenal me he metido?, menudo ridículo voy a hacer…” esos pensamientos limitadores me venían una y otra vez a la cabeza hasta que decidí intentar llevar a la práctica esa teoría de que tú controlas tus pensamientos, así que los desterré y me concentré en disfrutar de lo que me gusta, correr y estar rodeado de gente.

Funcionó la idea, funcionó. Me autoconvencí de que era capaz, me acostumbré al ritmo y al sufrimiento y cuando quise darme cuenta ya estábamos empezando la segunda vuelta, en Puerta Real, allí estaba Diego Décimas y otros compañeros de Doniños y Ferrol animando como si fuésemos campeones ¡qué gozada!. Y un poco después, tras luchar otra vez contra viento y marea (literalmente lo del viento y figuradamente lo de la marea) llegamos al punto fatídico. Cerca del Estadio de Riazor estaba marcado el punto de media maratón. Piso la alfombrilla justo antes que mi acompañanate y al tener buenas sensaciones decido continuar hasta el final de la segunda vuelta,la friolera de 7 km más. A estas alturas ya habíamos creado un grupito de 4 corredores que llevábamos muchos km juntos charlando de vez en cuando. Los dos desconocidos no daban crédito a la cantidad de saludos, gritos de ánimo, bromas y demás coñas que yo protagonizaba. Tampoco se creían, cuando pasamos el km 23 que nunca había pasado de esa distancia.

El grupillo en cuestión

Más de dos horas y media llevábamos corriendo cuando pasamos por segunda vez por la Puerta Real. Ahí estaban otra vez Diego y compañía, haciéndonos la ola, animando a grito pelado y yo totalmente feliz. Los dos espontáneos del grupo se morían de risa “¡tienes club de fans tío!, ¡tú hoy acabas tu primera maratón! ” y yo, ya pensaba que podía ser verdad, “se acabó el hacer vida social, dije entre risas, no puedo ni respirar así que ¡a correr!” Me sentía genial, el cansancio tremendo pero fructífero, el ritmo metido en las piernas y el corazón, la sonrisa no me cabía en la cara y la lluvia, viento, sed o hambre me daban igual. “Sigue, cabañés” pensaba, “acompaña a estos por lo menos hasta el km 30, que para tí ya es como un maratón”

Al llegar al km 30 dije, venga, hasta el 32, luego al 35, 37….los conocidos que nos cruzábamos en vueltas y rotondas no daban crédito “pero ¿qué hace ahí Miguel, que nunca entrena en serio?” y me animaban creyéndose que iba fresquísimo. ¡Las narices fresco! lo que iba es emocionado y alucinado de lo que estaba haciendo.

En el km 39 estaba nerviosísimo ¡ya estaba claro, sabía que iba a hacer mi primer maratón! ¡a los 40 años, como pretendía y encima en la primera edición de un maratón que va a ser un clásico!. Y venga a posar para las fotos, a saludar, a comer plátanos y manzanas en los avituallamientos…en ese km fue cuando el grupo se disgregó, Chedo por alante, otro encontró a una amiga y también fue por su cuenta, el otro se retrasó y yo aminoré un poco el ritmo, temeroso de golpearme con el famoso muro del maratón.

Pero no señores, no, tú eres tu único muro, he dicho mil veces, así que de tí depende saltarlo. Pues ni siquiera hizo falta saltarlo, simplemente no había muro, había gente animando, aplaudiendo, haciendo la ola, cantando…fue como si me llevasen en volandas, no había ni rastro de cansancio, el último medio kilómetro parecía como si fuese el primero ¿dónde estaban los anteriores 41? Cuando llegué otra vez a Puerta Real no pude menos que dar un abrazo a Diego/ Décimas gitando “¡mucho camino por andar, soy maratoniano!”, a cada conocido que me cruzaba (muchos de ellos ya largándose a casa tras acabar la carrera) les repetía “¡que lo acabo, que lo acabo!” y se morían de risa. Parecerá una chorrada pero me costó contener las lágrimas. Me acordé de mis colegas de entreno en Cabañas, como Ton, Ian, Jorge y Moncho (mi entrenador putativo, que aún no se cree que haya hecho esta carrera) entre otros, ninguno estaba presente pero me acordé de ellos, por supuesto.

Sólo quedaba el paseíllo triunfal, un pasillo de aplausos hasta el centro de la Plaza de María Pita.  95 metros de placer y payasadas hasta pasar bajo el arco de meta, con los brazos en alto, como si hubiera ganado a alguien (y lo hice, me gané a mi mismo y a mi mente) dedicándole esta carrera, como siempre,a mis padres. Al cruzar la meta me colgaron una medalla (la única que guardaré siempre) me dieron bebida, abrazos, risas y reconocimiento. Soy maratoniano, un tiempo patético pero soy maratoniano. 3 horas y 51 minutos de auténtica felicidad, otra vez. Hoy tengo que bajar las escaleras al revés por las agujetas en los muslos, las uñas de los pies son negras, no he parado de comer y beber desde ayer, he tenido que hacerle un agujero extra al cinturón….¡pero soy un tío feliz!.

¡Qué satisfacción!. Después de unos meses de lesiones, malos resultados y percances en las carreras (un quiste, gastroenteritis…) ocurrió el milagro, sin entrenar, voy a acompañar unos km a un amigo y acabo siendo maratoniano y encima tengo un trabajo chulo. Hoy puedo constatar las teorías famosas: que sí, hombre que sí, si quieres puedes, somos capaces de mucho más de lo que creemos, la actitud es fundamental. Sigo siendo un paquete, lento como una tortuga y vago para entrenar, pero estoy orgulloso de haber acabado ayer la carrera, nada satisface más que lograr un objetivo luchando como ayer, contra viento y marea. Terminar (como todos los valientes que lo intentan) una maratón o algo similar, es un hito modesto, pero un hito, ha costado, como decía Churchill, no sangre, pero sí sudor (mucho) y lágrimas (de emoción).

A partir de aquí queda, ¿cómo no? mucho camino por andar. A ver qué es lo siguiente…

Miguel González-Llanos

CRONICA DE II ULTRATRAIL SIERRA DE LOS BANDOLEROS

Nunca había hecho una carrera de más de 90 km.mi mayor logro había sido LA TRAVESERA

Un tal Francisco Serrano me lio para hacer la II Ultra de las Sierras del  Bandolero por la hermosa y para mi conocida Sierra de Grazalema. También Manuel Corredoira y mi amigo cántabro Víctor Puente se meten en esta locura.

01041301

Vente días antes en una salida a correr de 18 km , se me carga un mogollón el isquio derecho y los piramidales que con el tiempo me dan un pelin la lata. Toca descansar y no entrenar , tan
solo pequeñas caminatas para intentar llegar, esto hace que sea con  diferencia a la ultra que acudo con peores sensaciones y hasta dos días  antes dudando de acudir a hacerla, pero las manos de mi fisio Ana Blanco Coira , obran milagros único a lo cabezon que soy, pues ya sabéis el resultado… A Cádiz me piro el Viernes en avión después de ir a trabajar y levantarme a las 6 de la mañana , llegada a Sevilla pillo el coche y las tres en Prado del Rey donde me reúno con el grupo después de comerme unos bocatas y plátanos , todo una preparación para las 26 horas que a la postre me llevo la ultra.
La salida con muy buen ambiente y todo muy familiar con pocos Pros (como a mí me gusta) pero con un héroe de los de verdad SUPERPACO que se gasta tan solo 74 años y muchos km en las piernas , además un valor seguro de los que acaban todas las ultras , como paso al final en este
caso.

Las previsiones climatológicas son verdaderamente malas de lluvia toda la noche unido al viento, unido a los 170 l de agua caídos las 48 horas anteriores habían provocad que la organización decidiera suprimir una parte del recorrido por las inundaciones quedándose a l final en 130 km ,
mi GPS marco 133 km , y más o menos 5800 m de desnivel positivo.

Empieza la carrera y los gallos de cabeza entre ellos Víctor salen volando, el reto vamos riéndonos , charlando y pensando lo que nos espera. Así hasta el Bosque donde llegamos en 45 minutos por pistas y caminos sin ninguna dificultad. No llovía y la temperatura era buena de
manera que yo voy solo con doble camiseta una de manga corta y otra de tiras de Hoko , manguitos de ciclista , mallas piratas y pantorrilleras, buff y el frontal ya puesto, en la mochila un corta vientos , un impermeable con gore, unos guantes , y dos buff.

Empezamos a ascender  hacia Benamahoma ya por un terreno mas duro y en ascensión por bosques de alcornoques y encinas y empezando a saborear las calizas como cuchillos y mojadas que hacen que se resbale. El tiempo empieza a cambiar a medida que llega la noche y la lluvia empieza a aparecer así que me pongo el Gore , enciendo el frontal y empieza lo bueno . A buscar
balizas y a pelearse con un terreno que se vuelve técnico a medida que desde Benamahoma nos vamos acercando a el Puerto del Boyar que es el km 20 de carrera y donde desde allí nos adentraremos de verdad en la sierra buscando los 1450 m como cota mas alta por la zona del Simacon.

Aquí es donde empieza lo que yo llamo mi síndrome Cavals , donde tan mal elegir la ropa y lo que al final me haría abandonar , se que esta vez eso no pasara porque el gore no deja que el agua ni el viento me hagan pasar frío… el terreno es difícil, duro y no para de llover lo cual hace muy difícil la orientación , vamos en un grupo de 6 personas ayudándonos a ver las balizas, aquí la señalización es buena pero mejorable, difíciles de ver por culpa de la niebla y las mantas de agua que caen.

Peo vamos pasando como podemos toda la zona, al empezar la bajada me quedo solo , es mi especialidad hacer la cabra loca bajando, de repente allí abajo se ve Villaluenga y eso alegra siempre el espíritu , queda la temida bajada que para mí no ser atan fiera como la pintan aunque tiene dos o tres pasos realmente peligrosos si sufres un traspiés asi que en ellos moderamos y aseguramos que la caliza mojada no está para tontear con ella.

Una tromba de agua más dura todavía me recibe al llegar a Villaluenga , menos mal que allí está el avituallamiento para reponer líquidos y energía… ,que rico el caldo con el que nos obsequiaban en cada avituallamiento ni que lo hubiera hecho mi madre. Él avituallamiento como todos perfecto dentro de una casa, comida y bebida a elegir y sobre todo mucho calor humano, muchos ánimos y siempre pendientes de ti, calentito y hasta con sitio donde sentarte.

01041302

En teoría lo más duro estaba hecho y mi GPS marcaba 36 km. Llamo a Rakel , mi chica, para contarle cómo voy y que se sienta más tranquila , porque esta vez no ha podido acompañarme para apoyarme y sacarme fotos , además así hará de transmita a un grupo de amigos a través del whatssapp… nueva modalidad de carrera on line….., además a mi me ayuda sentir sus ánimos y su voz dándome alientos y diciéndome eso de yo se que tu terminaras, no olvidemos que en esto de las ultras una vez que tienes un estado físico aceptable la mente es la que hace que se termine. Además para nosotros dos esta Sierre tiene algo especial porque fue donde hicimos nuestras primeras vacaciones y comenzó realmente nuestra relación, de hecho en muchos momentos de la carrera me ayudaba recordar aquellos días de un mes de Julio de hace 5 años con un calor infernal  recorriendo algún paraje de Grazalema….

Ahora toca dirigirse a Montejaque pasando por los Llanos de Libar y su refugio para después volver a subir allí en lo que será la parte más liviana a nivel técnico de la prueba, donde se unen caminos y pistas a partes iguales eso si muchos de ellos inundados. Al llegar al Refugio de
Libar veo a tres corredores dando vuelta y hablando , al final serian los del grupo de cabeza que en teoría se habían perdido y que uno de ellos pretendía parar la carrera porque no encontraba las balizas, las cuales si encontraron los de su grupo perseguidor en el que se encontraba Víctor y con el que hable un rato al salir del refugio cuando el ya volvía de Montejaque y me dijo lo de que se encontraba entre el 4º y el 6º de la prueba, lo cual me llena de alegría( mas sentí más tarde cuando me entere que había entrado de tercero), nos damos ánimos y cada uno a lo suyo.

01041303

Hablando de cada uno a lo suyo yo soy de los que prefiero hacer estas cosas en solitario para llevar siempre el ritmo que me pide el cuerpo y no tener que esperar o ser esperado, al final
siempre compartes tramos con otros corredores pero para mi nunca hay una carrera común siempre es mi carrera( a excepción de las primeras carrera que hice con mi gran amigo Pocholo en el que pactamos ir juntos por ser la primera vez que el hacia estas locuras)

Desde Libar a Montejaque me dedico a trotar y correr por una pista en ligera bajada, llego al avituallamiento y me cambio de ropa y calzado a excepción de la mallas … que gustito. Salgo de allí en el puesto 34 según me dicen, no me lo ceo ni yo. Después de 10 hora y 53 km , mis
pierna aun van bien y la cabeza mejor , pero queda mucho y tengo sueño. Salgo y subir a un buen ritmo caminando con los bastones mientas los ojos se me cierran y me duermo caminando literalmente entre pequeños sobresaltos así varias veces. Además ahora la lluvia aparece y
desaparece siendo mas benévola.

Desde el refugio de Libar toca bajar hacia Cortes de la Frontera a través de ríos de agua al principio y después caminos de cabras con calizas que resbalan, pero Cortes se ve al fondo en todo su resplandor y va a empezar a amanecer lo cual me llena de optimismo.

01041304

Los amaneceres en esta pruebas son uno de los momentos más preciados por su olor ,  color, sabor y sus sonidos además de nuevo la luz te empieza a acompañar y eso ayuda vaya si ayuda. Me vuelvo un poco loco en Cortes para encontrar el avituallamiento y me dicen que voy de 11 ……pedazo orgasmo….

Pero al salir de allí intento apretar como diciendo esta es la mía , y en 5 minutos de reflexión me digo esta es tu carrera y en ella no entran el puesto en el que vas sino el terminar , así que volvemos a el paso a paso y con buena letra. Al rato me pilla un francés con acento andaluz
que se llama Ludo con el que compartiría carrera hasta Grazalema de manera continuada. Las subidas empiezana atragantarse pero soy capaz de mantener un ritmo lento pero estable asi hasta Libar dode cruzamos el rio y nos vamos hacia Villaluenga , contándonos Ludo y yo nuestras vidas lo que hace un poco mas ameno el camino.

Desde Villaluenga hasta Grazalema queda uno de los recorridos mas bonitos de la prueba y además deja de llover , hasta me quedo en manga corta una hora .Pero este 11 km donde hacemos un desnivel de 700 y bajamos 600 y se me hacen eternos , me pesan las piernas y creo que no me he hidratado bien , eso es el problema de que haga frío y llueva . Necesito
reponer sales así que me bebo todo lo que queda e mis botellas. Le digo
a Ludo que se vaya y vamos haciendo la goma peor llegamos juntos a
Grazalema.

Ludo me comenta que le duele la rodilla y le ayudo a vendarla.

Llega otro corredor con el que salimos después de comer, reírnos y descansar. Ellos a su ritmo y yo al mío. La prueba para mi esta hecha estoy seguro de poder terminar los 28 km que quedan, los malos pensamientos que tenia camino de Grazalema desaparecen y aunque voy cansado y muy lento, se que llegare .

En Benamahoma coincido otra vez con Ludo y Pablo solo bebo sale y me voy, me vuelven a pillar en el sendero del Rio Majacete que amenaza con llevarse todo por delante yendo en el límite de desbordarse. Yo mi bola. Una tromba de agua y granizo me da la bienvenida a El bosque donde las calles son ríos , se repente sale el sol y solo quedan 10 km ….asi que llamo a Rakel y le cuento que llegare seguro , que voy de 17, que estoy cansado pero acaminando no tengo problema , me dedico a leer todos los mensajes que tengo de mis amigos en el whatssapp , me pasan dos como si empezaran la carrera allí mismo y me dicen que me enganche ellos ….. me parto de risa ….. sigo a mi ritmo , pero cada vez voy mejor , pillo a Ludo que va muerto y le digo que se venga conmigo pero me dice que no puede que prefiere terminar solo.

Empiezo a correr y me topo de frente con Víctor que viene a buscarme, que alegría me dio , solo falta dos km de subida que hago sin problemas y de repente el centro del pueblo bandera a la mano y la emoción me llena …. Meta después de 26 :05 h. en el puesto 18 , allí están Corredoira y Francisco . Abrazos , fotos y alegrías. Mi ultra más larga estaba hecha por mi GPS 133km y 5800 de positivo. Muchos momentos buenos y otros malos. Mi opinión de la carrea es que realmente vale la pena, por la zona , por el recorrido y por la gente. Mi aplauso a los organizadores y a los voluntarios porque sin ellos yo no sería un BANDOLERO.

Y una enfermedad que me tiene pillado que es la de devorar kilómetros.

Muchas veces reflexiono de porque nos metemos en esto , y no le encuentro un porque. Me digo tienes que dejar este mundo, pero no puedo mientras lo hago soy feliz , al terminar un poco más , al recordarlo me emociono y cuando lo comparto doy un poco de mi.

Mi consejo es que esto tiene que ir de menos a más , conocer cuáles son nuestras limitaciones técnica y buscar lo que mejor nos vaya . Yo vengo más de la montaña que de las carreras así que a mí lo que me va bien realmente es lo técnico, la altura, las piedras y los desniveles.

Lo difícil y abrupto. Me matan las ultras donde solo se corre (no existen más que para los pros) pero lo que me mata son los que van a las carreras de montaña y se pasan el día quejándose después de hacerlas, de sus condiciones, señalización y no reconocen sus limitaciones, es como si yo después de correr un maratón y hacerlo en 4:30 digo que la culpa fue del asfalto….

Para terminar creo que si alguien merece que le dedique mi carrera más larga esa es RAKEL que me acompaña en muchas carreras , me saca fotos , me anima y me soporta cuando en nuestras salida de montaña pongo ritmos altos para yo poder entrenar.

Por eso y porque es mi niña

ELLA SI ES UNA BANDOLERA

Blas Rodríguez